Por qué no deberías conducir con el tanque en reserva
  • 4215
  • 1

Por qué no deberías conducir con el tanque en reserva

Conducir con el tanque en reserva no supone un gran problema a menos que se convierta en una costumbre, pero a la larga tiene consecuencias graves para el motor. Para evitar que esto suceda, y aunque un despiste lo tiene cualquiera, lo aconsejable es repostar antes de que nuestro chivato salte. ¿Qué puede ocurrir si siempre apuro el combustible? Toma nota porque te lo vamos a contar.

Generalmente, cuando el cuadro de mandos nos indica que estamos en reserva, tendemos a creer que aún nos quedan unos 50 km de margen antes de que se vacíe por completo. No obstante, este margen puede variar mucho en función del modelo de coche y de la forma de conducir que se tenga. Así que nuestro primer consejo es que no te fíes demasiado de este indicador porque podrías quedarte parado antes de lo que piensas. Pero veamos qué problemas podemos encontrarnos a nivel mecánico si tenemos el mal hábito de conducir con el carburante al límite:

1. Obstrucción de los conductos

Por muy refinado que esté el combustible, éste siempre tendrá partículas en suspensión que, al ser de mayor densidad, se depositan en fondo del tanque. Si la bomba de combustible aspira esos últimos litros, arrastrará consigo todas las impurezas, haciéndolas llegar hasta el mismo motor, además de obstruir todos los conductos por donde pasa.

2. Obstrucción de los inyectores

“¿Y no existe un filtro para el combustible?”, te preguntarás. Sí, pero hay un tipo de sustancia, la parafina, que al encontrarse en estado líquido puede traspasar esa barrera y llegar a los inyectores. Estos inyectores son unas piezas pequeñas y delicadas cuya función es introducir el gasoil o la gasolina al tanque de combustión. Si la suciedad llega a estos orificios, se obstruirán hasta griparse.

Por qué no debes conducir con el combustible en reserva

3. Fallos en la bomba de succión

Si los conductos e inyectores están obstruidos, no llegará suficiente combustible a la bomba de succión y, por tanto, ésta se verá obligada a trabajar el doble para absorberlo. Por otro lado, el combustible actúa como refrigerante de la bomba cuando pasa por ella. Si no le llega la cantidad suficiente, se formarán burbujas de aire que impedirán su adecuada refrigeración.

4. Pérdida de potencia del motor

Como resultado de todo ello, el motor no recibirá el combustible suficiente y notarás cómo va perdiendo fuerza durante la conducción.

Sigue estos consejos de utilidad

– Mantén el depósito lleno, como mínimo a un cuarto de su capacidad, para evitar que la succión alcance los sedimentos.

– Evita repostar cuando el camión cisterna esté descargando pues removerá todas las impurezas que haya en el surtidor y podrían introducirse en tu depósito.

– Examina el tanque de combustible y, si fuera necesario, límpialo.

– Revisa el filtro de combustible periódicamente y cámbialo cuando ya no cumpla su función. No olvides que debes apostar por recambios de calidad

Como ves, conducir con el tanque en reserva es, a la larga, perjudicial para tu coche. Además, podrías quedarte parado en plena carretera y poner en peligro tu integridad física, así como la de los demás usuarios de la vía. No apures. Al volante, elige siempre lo más seguro para ti y tu vehículo. Pon a punto el coche para el otoño

DEJAR UN COMENTARIO

Tu comentario será publicado en menos de 24 horas.

1 COMENTARIO

  • bombas de gasolina
    22 noviembre, 2019, 9:47 am REPLY

    Pues desconocía todo esto por completo. Qué mal. Cuánto daño le habré hecho al coche.

© Copyright 2016 Maurizio Motor por SignosCyM