“Ser dependiente en Maurizio Motor implica aprender algo nuevo cada día”
  • 1601
  • 2

“Ser dependiente en Maurizio Motor implica aprender algo nuevo cada día”

Llegó siendo un niño, con muchas dudas y todo por aprender. Sus primeros pasos junto a Mauricio Cabeza los dio vestido con un mono de mecánico, que se quitó a los cuatro años para estar de cara al público. Casi tres décadas después, Rafael Soriano cree que todavía le queda mucho por descubrir en este negocio.

¿Cómo llegaste a formar parte del equipo de Maurizio Motor?

Llegué aquí a los 14 años, justo al finalizar el colegio. En aquel momento mi hermano mayor, Jesús, que trabajaba aquí, tenía que marcharse para realizar el servicio militar y, por lo tanto, se quedaba ese puesto por cubrir, así que tuve la suerte de que Mauricio contara conmigo para ello y desde entonces han pasado ya 29 años…

¿Tenías conocimiento de mecánica antes de empezar?

Ninguno, y de la tienda, menos. Es decir, empecé en Maurizio Motor siendo un niño y no sabía mucho acerca de este negocio. Recuerdo que todo lo preguntaba… Durante los primeros cuatro años estuve de ayudante de mecánico, que por cierto me encantaba, era lo que me gustaba, y a la vuelta de la mili ocupé el puesto de dependiente de la tienda que ya teníamos. He de confesar que al principio no me convencía del todo este sector, pero hoy en día estoy muy contento de hacer lo que hago, me encanta y no lo cambio por nada.

Cuéntanos, ¿cómo es el día a día de un dependiente en Maurizio Motor?

Cuando llego, automáticamente me pongo tras el mostrador, recibo a los clientes que van llegando, hago los pedidos que van haciendo falta y atiendo a las llamadas. Hago un poco de todo, pero sobre todo mucho teléfono.

¿Qué cualidades crees que son necesarias para poder trabajar en Maurizio Motor?

Ante todo, ser buena persona, ser fiel al negocio y dar todo de uno mismo. Si tienes muchas ganas de trabajar, todo lo demás viene detrás.

¿Y para ser un buen dependiente?

En primer lugar, atender bien al mostrador, ofreciendo siempre una buena atención al cliente, que es fundamental no sólo para satisfacer sus necesidades, sino para que además siga confiando en ti y vuelva.

En segundo lugar, tener muchas ganas de aprender, porque todo evoluciona muy rápido y se debe estar al día siempre de las novedades y cambios que hay en torno a aquellos sectores sobre los que trabajamos.

Y, por supuesto, tener empatía con el cliente, para ponernos en su lugar y ayudarle en todo lo que podamos de la mejor manera posible. La verdad es que salen satisfechos; la mayoría de nuestros clientes viene a diario y los conocemos de toda la vida, tenemos mucha confianza con ellos.

Entrevista a Rafael Soriano Ser dependiente en una empresa que aborda varios sectores no debe ser fácil…

Empezamos con bicis y motos, luego nos introdujimos en el mundo del coche, de las motosierras, tractores, camiones…, y como no sabemos decir que no, hemos ido abarcando más cosas poquito a poco para ofrecerle a nuestros clientes un servicio lo más completo posible. Hoy en día trabajamos en varios campos y quizás ésta sea la parte más complicada de este trabajo: son sectores que evolucionan muy rápido, todos los días sacan novedades que tenemos que ir asumiendo. La base nunca se olvida, y a partir de ahí vas aumentando conocimientos. Ser dependiente en Maurizio Motor implica aprender algo nuevo cada día.

Has crecido a la vez que esta empresa. Si pudieras volver atrás, ¿qué consejo le darías a aquel chaval de 14 años?

Le diría que estudiara más y que hiciera muchos más cursos de formación porque le iba a permitir disfrutar aún más de su trabajo.

¿Echas de menos algo de aquella etapa inicial?

Echo mucho de menos a todas las personas que han trabajado con nosotros.

¿Qué es lo que más valoras de tu trabajo?

Valoro mucho la gran suerte que tengo de poder trabajar con mis hermanos, Jesús y Antonio, el verlos todos los días y, por supuesto, los amigos que he hecho aquí, que son como hermanos.

¿Qué hace Rafael cuando no está tras el mostrador?

Disfrutar de mi familia. Estoy casado, tengo dos niñas, Marta y Rocío, y el tiempo libre que tengo se lo dedico a mi mujer y a ellas, a ayudarlas con los deberes y a atender las labores de la casa. También me gustan el fútbol y el ciclismo, y cuando tengo un hueco aprovecho para salir correr por los entornos de Moguer.

DEJAR UN COMENTARIO

Tu comentario será publicado en menos de 24 horas.

2 COMENTARIOS

  • Francisco Javier Macías Martín
    16 noviembre, 2018, 11:09 am REPLY

    Buenos días,el "alcucile" entró a trabajar con Mauricio con 14 años en nómina,pero desde que era un mocoso iba en pañales al taller,entonces estaba en la calle Santarén,a 10 metros de su casa.Trabajaba su hermano Jesús en la reparación de motos y cuando acababa la jornada,junto a su padre que en paz descanse y su hermano Ramón que es el mayor se dedicaban a hacer arquillos pequeños para los túneles de fresa por cuenta. En el taller nos reuníamos nuestra pandilla,Juan "Peroles" ,Javier "el Chispi", Paco Camacho, Antonio Macías " el Cebolla", Eulogio,Antonio Capelo "el Tanguito",su hermano mayor Ramón " el Buho",Luis " el Asturiano" cuando vivía aquí en Moguer al igual que Paco " el catalán",Toscano,Salvador " Capruni" en paz descanse,el "Piano" ,también Eliseo " el Triguereño" que en paz descanse trabajó un tiempo antes de irse al vídeo comunitario con "el Fraile",Manolo Barrios que también trabajó un tiempo antes de irse con su suegro a los camiones,y mucha gente más que no nombro. Era nuestro lugar de reunión, fe allí nos íbamos a los campeonatos de motocross,en el Torrejón en Huelva,a Valverde,Aracena etc.,muchos domingos a comernos la tostada,otros de ruta por los pueblos cercanos con nuestras chicharras( Puch motocross,Puch super,las Zundaps,la Derbi Yumbo, las Yamaha,)nuestras " pequeñs-grandes" motos que tantos kilómetros hicieron y tantos buenos ratos pasamos en ellas. Circuito del Molino de Viento,circuito de Montemayor, domingos a la playa,incluso fines de semana enteros a Cabezas Rubias donde dormiamos en casa de mi tia y pasa vamos unas noches inolvidables. La tienda estaba en la calle Carretería,el taller con el tiempo pasó allí desde la calle Santarén y estuvo hasta que se fueron al Polígono " Los Arroyos". Recuerdo que Mauricio estudiaba en Valverde y venía los fines de semana hasta que terminó de estudiar y montó el negocio,muchos años de trabajo,su mujer Magdalena comenzó a llevarles la contabilidad, muchos años de trabajo y sacrificio,una empresa muy cercana a sus clientes y preocupada por resolver el más mínimo problema,unos trabajadores excepcionales y un jefe aún mejor,profesionales del motor y buena gente. Una empresa de Moguer , para Moguer y para todo aquel que la conoce.
    Saludos a todos los empleados,Jesús,Antonio,Rafael " el alcucile",Cañaero, Mauricio ( con "c"),y a los demás trabajadores de los cuales no conozco su nombre. A seguir innovando,aprendiendo,y solucionando problemas a los clientes,siendo así seguireis en la cresta de la ola y con la más alta reputación. Un abrazo.
    ,

  • Francisco Javier Macías Martín
    16 noviembre, 2018, 11:11 am REPLY

    Alcucile,eso de correr te lo has inventado. Jajaja

© Copyright 2016 Maurizio Motor por SignosCyM